facebook

Blog - Parque Del Recuerdo - Camposanto Católico

blog.parquedelrecuerdo.org

LA FE FRENTE AL DOLOR

La muerte es una experiencia que nos afecta a todos ya que forma parte de la vida. Pero cuando esta toca a nuestros seres más queridos no nos parece natural.  Más de una vez hemos oído que una persona ante el tránsito de un ser amado ha perdido su fe; se experimentan sentimientos de culpa y en medio de estas emociones podemos culpar a Dios de la partida de nuestro ser querido y de nuestro dolor.

Ante esta situación debemos pedir a Dios que nos ayude a acrecentar nuestra fe. La fe es un don de Dios, es un regalo que nos da y que manifiesta su amor por nosotros. Como todo don este podrá ser recibido y acogido, por lo tanto también es un acto humano que depende de nuestra libertad para aceptar la verdad por El revelada.  Dios no le niega nunca el regalo de la fe a quien lo busca sinceramente y lo pide con humildad.

Tener fe no significa que no habrá llanto, tenemos que llorar el luto. Recordemos que también Jesús lloró ante la muerte de un amigo a quien amaba. Más bien la  fe nos reconforta porque  por ella sabemos y entendemos que el Señor ha vencido a la muerte y que nos ha prometido la vida eterna.

En palabras del Papa Francisco: “el trabajo del amor de Dios es más fuerte que el trabajo de la muerte. Y de ese amor es del que debemos hacernos ‘cómplices’ trabajadores con nuestra fe” porque al final la muerte “ha sido derrotada en la cruz de Jesús” y Él “nos restituirá en familia a todos”.

Ante la angustia natural de una perdida, debemos acudir con amor a Jesús y pedirle el don de creer, "ya que el hombre necesita de los auxilios interiores del Espíritu Santo" (179 Catecismo de la Iglesia Católica), aún más en tiempos de duelo.

Recuerda siempre que, frente a la muerte, la fe es la mejor arma que tenemos para no dejar que el dolor nos inunde. Creer en la palabra de vida eterna de Jesús es nuestra esperanza.

Pide Fe, pide alivio a tu corazón.