facebook

Blog - Parque Del Recuerdo - Camposanto Católico

blog.parquedelrecuerdo.org

ORAR POR LOS QUE AMAMOS

Frente a la muerte de un ser querido, nuestra mente y alma quedan sumergidos en pena. En algunos casos le preguntamos a Dios el porqué de este sufrimiento. Y aunque esto es normal por nuestra naturaleza humana, debemos comprender que dejar de estar presente en este mundo no significa dejar de existir, mucho menos dejar de poder seguir amándolos. Por nuestra fe, tenemos a la oración como medio para seguir amando a nuestros seres queridos que han fallecido.

Déjenos explicarles por qué orar por nuestros seres queridos es entrar en contacto con ellos. Como católicos creemos que están vivos; por tanto "es una idea santa y piadosa orar por los difuntos para que se vean libres de sus pecados" (2 M 12, 46) y vivan mirando la plenitud de Dios. Es en la plena comunión con Jesús que, en la tierra, en el purgatorio y en el cielo todos somos una familia, una sola iglesia y podemos ayudarnos unos a otros con la oración. Orar se convierte en la comunicación más hermosa que nos dejó Dios para entrar en contacto con Él y con nuestros seres que han pasado de este mundo. Recordemos siempre que “nuestra oración por ellos puede no solamente ayudarles, sino también hacer eficaz su intercesión en nuestro favor” (Catecismo de la Iglesia Católica 958).

Orar también es actuar.

En la oración el amor también se convierte en acción, y existen muchas formas de poder pedir por nuestros seres queridos, por ejemplo: ofrecer nuestras buenas obras por ellos, o algún sacrificio o caridad es un medio de interceder por ellos. Asistir a la Santa Misa para unirnos a Jesús quien se ofrece a sí mismo en cada Eucaristía por cada alma, es la forma más bella de orar.

Recuerda, aunque el dolor sea grande por haber perdido físicamente a alguien que amamos, no dejemos de orar, porque orar es amar, y uno ama lo que está vivo.

  • Cancelar